Compartir en

Nos interesa contarles por qué orgánico, por qué elegimos tomar este camino de certificar nuestra línea de cosmética orgánica para el cuidado de tu piel con OIA como un producto libre de agrotoxicos y libre de organismos genéticamente modificados.

Desde un principio, desde que elaborábamos artesanalmente preparados cosméticos y medicinales, lo hicimos con la conciencia de que las plantas brindan su medicina en plenitud cuando se las cuida. La naturaleza merece de nuestro respeto siempre, es ella la que nos trae a este mundo y la que nos provee de todo lo que necesitamos, es nuestra madre, la madre tierra de la que indiscutiblemente formamos parte. Desde esta premisa, nos gusta partir para contar lo que hacemos y por qué elegimos esta manera.

Por que orgánico

Para que nuestros productos sean orgánicos, el 95% de sus ingredientes deben ser materias primas orgánicas, estos aceites y ceras naturales provienen de cultivos donde se protege la tierra y las plantas desde la semilla, de esta manera conservan sus principios activos y por ende, sus propiedades de sanación.

Por otro lado, para que realmente el suelo de estas plantas, pueda ser un suelo noble, no solamente nuestro productor tiene que tener sana su tierra, también la tienen que cuidar sus vecinos y varios kilómetros a la redonda. Entonces ya no sólo se cuida la tierra donde crecen las plantas que nos brindan generosamente su medicina, sino que se generan alrededor de ellas, economías colaborativas donde se emplea 1.3 veces más personas, que en la producción tradicional de estos aceites.

Se arma todo un círculo virtuoso alrededor de la producción orgánica, donde hombres y naturaleza somos uno, nos cuidamos y respetamos mutuamente, nos sentimos parte uno del otro. Esto nos hace bien, nos brinda alegría y nos sana….

Nuestro Camino

Cuando iniciamos este camino, no nos dimos cuenta hasta que pasaron varios meses, que estábamos iniciando un camino de reencuentro con nosotras mismas, en la medida que pudimos nos fuimos rodeando de las plantas que forman parte de nuestros preparados, en nuestros patios crecen lavandas, caléndulas, ortigas y cada planta que llega a brindarnos su medicina y a acompañar nuestras vidas con su espíritu, observarlas nomás, nos llena de asombro y más de una vez podemos perder toda una tarde hablando de una de ellas en particular y todo lo que nos brinda.

Cuando pudimos sentir lo que hacíamos y conectarnos de una manera profunda con la naturaleza, nuestro propósito se consolidó. No imaginamos un camino, que no sea cuidadoso para nuestras plantas, para nuestra tierra, para la medicina herbal… para nosotras mismas….
La producción orgánica, ecológica y biodinámica en muchos casos, es el camino que encontramos, que nos identifica y que nos asegura un camino de hermandad y respeto mutuo con nuestra madre tierra…. Un camino que pareciera llevarnos, todo el tiempo Al Bosque….