Nuestra materia prima proviene de cultivos orgánicos controlados, donde se respeta la biodiversidad y el medio ambiente y han sido obtenidos bajo condiciones de comercio justo.

 

– Biocosmética al bosque –

Rosa Mosqueta

Las plantas de elaboración de nuestro aceite de Rosa Mosqueta, se encuentran sobre la cordillera de los Andes, en nuestra Patagonia Argentina, uno de los lugares menos contaminados del planeta, específicamente en las localidades de Lago Puelo y Cholila, provincia de Chubut. El proceso de elaboración de este aceite, que comienza con la recolección manual de frutos silvestres y culmina en el prensado en frio de las semillas, nos garantiza la pureza y la calidad necesarias para poder obtener una sustancia totalmente vegetal, conservando no solo las propiedades sino también el espíritu de esta planta

Previene y corrije el fotoenvejecimiento

Está científicamente comprobado que el aceite de Rosa Mosqueta puede revertir los cambios morfológicos que producen las radiaciones solares en la piel.

Cicatrizante

Su riqueza en ácidos grasos instaurados, ácido linoleico y linolénico, que participan en la regeneración de la membrana, en mecanismos de defensa, de crecimiento y otros procesos biológicos relacionados con la regeneración celular, lo convierten en un aceite muy recomendado para estimular la epitelización en casos como cicatrices o para la prevención de arrugas y estrías, entre otras.

Hidratante

La falta de ácidos grasos en la piel, produce distintas reacciones como descamación, sequedad, perdida de flexibilidad y suavidad, etc. Aplicar Aceite de Rosa Mosqueta sobre nuestra piel, produce un gran aporte de ácidos grasos que estimulan y colaboran en la regeneración celular.

Reafirmante

Además de actuar eficazmente en las capas externas de la piel, el aceite de Rosa Mosqueta, estimula capas más interiores, donde se encuentran las células encargadas de producir colágeno, elastina y ácido hialurónico, estos componentes, brindan elasticidad y firmeza a la piel.

Aceite de Jojoba

La Jojoba, es un arbusto originario del desierto de Sonora, en el norte de México, es una planta muy resistente y longeva, hallando plantas de más de 100 años. Los Incas le atribuían propiedades mágicas, utilizándola como alimento y medicina. También conocido como “Oro del desierto”, el aceite de Jojoba se extrae por la prensión en frio de sus semillas. Nuestro aceite de Jojoba se cultiva en La Rioja, en una pequeña localidad llamada Bañado de los Pantanos, donde se juntan distintas condiciones climáticas y del suelo, que lo hacen óptimo para el cultivo de esta planta. Allí también se lleva a cabo el proceso de elaboración del aceite, a partir de la extracción en frio de sus semillas.
El Aceite de Jojoba, es una cera natural, muy parecida en su composición química al sebo que segregan nuestras glándulas. Se destaca su contenido en ceramidas, vitamina E y ácido linoléico. Por la riqueza y particularidad de sus principios activos, este oro líquido que tanto valoramos, no podía faltar en nuestros preparados.

Hidratante

Está constituido en un 96% por ceramidas, un componente natural del sebo de la piel, que permite mantenerla hidratada pero sin engrasarla. En pieles grasas o acneicas es un aliado perfecto para hidratar y tratar sin tapar los poros. En las pieles secas aumenta la hidratación y la mantiene evitando la pérdida de agua.

Antioxidante

La vitamina E, reduce los radicales libres, responsables del envejecimiento celular. Por ello actúa como antioxidante, lo que permite retrasar la aparición arrugas de la piel y combatir la flacidez.

Regenerativo

El ácido linoleico y los antioxidantes presentes en el aceite de jojoba ayudan a regenerar las células de la piel.

Aceite de Jojoba

La Jojoba, es un arbusto originario del desierto de Sonora, en el norte de México, es una planta muy resistente y longeva, hallando plantas de más de 100 años. Los Incas le atribuían propiedades mágicas, utilizándola como alimento y medicina. También conocido como “Oro del desierto”, el aceite de Jojoba se extrae por la prensión en frio de sus semillas. Nuestro aceite de Jojoba se cultiva en La Rioja, en una pequeña localidad llamada Bañado de los Pantanos, donde se juntan distintas condiciones climáticas y del suelo, que lo hacen óptimo para el cultivo de esta planta. Allí también se lleva a cabo el proceso de elaboración del aceite, a partir de la extracción en frio de sus semillas.
El Aceite de Jojoba, es una cera natural, muy parecida en su composición química al sebo que segregan nuestras glándulas. Se destaca su contenido en ceramidas, vitamina E y ácido linoléico. Por la riqueza y particularidad de sus principios activos, este oro líquido que tanto valoramos, no podía faltar en nuestros preparados.

Hidratante

Está constituido en un 96% por ceramidas, un componente natural del sebo de la piel, que permite mantenerla hidratada pero sin engrasarla. En pieles grasas o acneicas es un aliado perfecto para hidratar y tratar sin tapar los poros. En las pieles secas aumenta la hidratación y la mantiene evitando la pérdida de agua.

Antioxidante

La vitamina E, reduce los radicales libres, responsables del envejecimiento celular. Por ello actúa como antioxidante, lo que permite retrasar la aparición arrugas de la piel y combatir la flacidez.

Regenerativo

El ácido linoleico y los antioxidantes presentes en el aceite de jojoba ayudan a regenerar las células de la piel.

Cera de Abejas Orgánica

La cera de abejas orgánica es un producto ecológico, totalmente natural, rica en componentes antioxidantes y vitamina A. La cera que utilizamos, proviene del Chaco, norte de Argentina, donde un emprendimiento familiar, realiza miel y cera orgánica, en el seno de una comunidad de tradiciones antiguas de nativos americanos. Es elaborada por abejas que se alimentan de la gran variedad de flores que existen en este Monte, conocido como el Impenetrable. Es uno de los ingredientes estrella de nuestras cremas por sus innumerables beneficios:

Evita la deshidratación

Tiene la capacidad de atrapar la humedad natural y crear una capa protectora en la piel, lo cual evita la deshidratación y resequedad de la misma, a la vez que protege sus células del daño causado por los factores ambientales. Es una gran aliada para preservar la juventud de la piel y evitar su envejecimiento prematuro.

Cicatrizante

Cuenta con propiedades cicatrizantes muy potentes que ayudan a reducir la visibilidad de aquellas marcas que hayan dejado las heridas en la piel.

Otorga brillo natural

Ayuda a unificar el tono, reduciendo la coloración de aquellas zonas que tienden a oscurecerse con más facilidad, a la vez que otorga un brillo natural.

Analgésica y antibacteriana

Tiene propiedades analgésicas, antibacterianas y antiinflamatorias, las cuales permiten sanar la piel dañada con mayor rapidez.

¿Por qué cera de abejas orgánica?
La cera de abejas elaborada en la apicultura convencional, contiene acaricidas, la fuente más grande de contaminación en las colmenas. Este pesticida, nocivo para el ser humano y para las abejas, es tan a fin a la cera que es imposible extraérselo.

Aceite de Nuez Pecán

Es un aceite ligero que se absorbe rápidamente por la piel, rico en vitamina E y grasas Omega 9, tiene propiedades suavizantes, calmantes y antioxidantes, que contribuyen a mantener la salud y el brillo natural de la piel.

Antioxidante

Este aceite, puro, que se extrae por la prensa en frío de las nueces pecanas, tiene abundantes
propiedades para nuestra piel, principalmente por su alto poder antioxidante.

Rico en minerales y vitaminas

Es un aceite suave y ligero, que se absorbe rápidamente. No causa sensación grasa. Rico en minerales y vitaminas, como, A, E, B, ácido fólico, fósforo, hierro, magnesio, potasio, zinc, entre otros.

Omega 3, 6 y 9

Aproximadamente el 90% de los ácidos grasos que lo componen, son insaturados, como los
omegas 3, 6 y 9, que actúan como antioxidantes, protegen los tejidos de la piel de los radicales libres, a la vez, que favorecen su regeneración.

Calma, nutre, hidrata, repara y regenera

Este aceite tan noble y rico en su composición, calma, nutre, hidrata, repara y regenera nuestra piel. Estas características, lo convierten en un ingrediente fundamental en nuestras cremas de cara.

Aceite de Nuez Pecán

En el litoral de Argentina, en Entre Ríos, una Provincia con una riqueza natural única, una familia muy comprometida con el cuidado y salud de los ecosistemas que allí conviven, se encarga del ciclo completo de elaboración de este aceite de Nuez Pecán, el primero en ser certificado como orgánico en el país, por sus buenas prácticas agropecuarias, amigables con el medio ambiente, donde no se utilizan químicos ni agrotóxicos.

Antioxidante

Este aceite, puro, que se extrae por la prensa en frío de las nueces pecanas, tiene abundantes
propiedades para nuestra piel, principalmente por su alto poder antioxidante.

Rico en minerales y vitaminas

Es un aceite suave y ligero, que se absorbe rápidamente. No causa sensación grasa. Rico en minerales y vitaminas, como, A, E, B, ácido fólico, fósforo, hierro, magnesio, potasio, zinc, entre otros.

Omega 3, 6 y 9

Aproximadamente el 90% de los ácidos grasos que lo componen, son insaturados, como los
omegas 3, 6 y 9, que actúan como antioxidantes, protegen los tejidos de la piel de los radicales libres, a la vez, que favorecen su regeneración.

Calma, nutre, hidrata, repara y regenera

Este aceite tan noble y rico en su composición, calma, nutre, hidrata, repara y regenera nuestra piel. Estas características, lo convierten en un ingrediente fundamental en nuestras cremas de cara.

Cosmética Orgánica

  • Se elabora con ingredientes que provienen de cultivos orgánicos, donde se protege la salud de la tierra y las plantas desde la semilla. Así los aceites vegetales, ceras naturales, extractos de plantas y aceites esenciales, entre otros elementos que componen los preparados, conservan sus propiedades intactas, es por eso que pueden brindar el cuidado y los efectos deseados en el producto final.
  • Más del 95% de su composición tiene que estar formada por materia prima proveniente de cultivos orgánicos certificados.
  • Libre de Crueldad animal: estos productos no son testeados en animales y además toda la materia prima que utilizamos, proviene de cultivos que protegen la biodiversidad y los animales presentes en el lugar.
  • Se busca la sustentabilidad y cuidado en todo el proceso, desde la materia prima hasta el packagin final, que en la medida de lo posible, se intenta que sea totalmente reciclable.
  • Se busca la comunión entre el producto final y la naturaleza, de la cual formamos parte. Nuestra piel, recibe e integra, lo que proviene de la naturaleza, porque la reconoce como propia.

Cosmética Tradicional

  • Los productos cosméticos tradicionales, están llenos de químicos perjudiciales para la salud y el medioambiente. Actualmente existen más de 6000 componentes químicos que están permitidos y no controlados. De esta manera, exponemos a nuestro cuerpo a sufrir alergias, eczemas, asma, problemas de pigmentación, hormonales, entre otros.
  • En caso de que contengan extractos naturales, que suelen estar diluidos, extraídos de manera invasiva o en muy bajo porcentaje, van compañados de otros componentes nocivos.
  • Sigue el maltrato y experimentación en animales: si bien se avanzó mucho en leyes que prohíben el maltrato animal en la industria cosmética, en varios países del mundo esta práctica continúa.
  • El foco de atención no está puesto en el cuidado del medioambiente. En el caso del packagin, se sigue utilizando indiscriminadamente plástico.
  • Hay una escisión entre el producto final y la naturaleza. Hay una escisión entre el producto final y el ser humano. La piel en lugar de reconocer e integrar, reacciona, lo que genera un desgaste a largo plazo.

Cosmética Orgánica

  • Se elabora con ingredientes que provienen de cultivos orgánicos, donde se protege la salud de la tierra y las plantas desde la semilla. Así los aceites vegetales, ceras naturales, extractos de plantas y aceites esenciales, entre otros elementos que componen los preparados, conservan sus propiedades intactas, es por eso que pueden brindar el cuidado y los efectos deseados en el producto final.
  • Más del 95% de su composición tiene que estar formada por materia prima proveniente de cultivos orgánicos certificados.
  • Libre de Crueldad animal: estos productos no son testeados en animales y además toda la materia prima que utilizamos, proviene de cultivos que protegen la biodiversidad y los animales presentes en el lugar.
  • Se busca la sustentabilidad y cuidado en todo el proceso, desde la materia prima hasta el packagin final, que en la medida de lo posible, se intenta que sea totalmente reciclable.
  • Se busca la comunión entre el producto final y la naturaleza, de la cual formamos parte. Nuestra piel, recibe e integra, lo que proviene de la naturaleza, porque la reconoce como propia.

Cosmética Tradicional

  • Los productos cosméticos tradicionales, están llenos de químicos perjudiciales para la salud y el medioambiente. Actualmente existen más de 6000 componentes químicos que están permitidos y no controlados. De esta manera, exponemos a nuestro cuerpo a sufrir alergias, eczemas, asma, problemas de pigmentación, hormonales, entre otros.
  • En caso de que contengan extractos naturales, que suelen estar diluidos, extraídos de manera invasiva o en muy bajo porcentaje, van compañados de otros componentes nocivos.
  • Sigue el maltrato y experimentación en animales: si bien se avanzó mucho en leyes que prohíben el maltrato animal en la industria cosmética, en varios países del mundo esta práctica continúa.
  • El foco de atención no está puesto en el cuidado del medioambiente. En el caso del packagin, se sigue utilizando indiscriminadamente plástico.
  • Hay una escisión entre el producto final y la naturaleza. Hay una escisión entre el producto final y el ser humano. La piel en lugar de reconocer e integrar, reacciona, lo que genera un desgaste a largo plazo.

Contactanos

Horarios

Lunes a Viernes de 9 a 18hs.

Sábados de 9 a 13hs.